lunes, 5 de diciembre de 2011

La lógica ganó

España dueño por quinta vez de la Ensaladera de plata.

Delpo desconsolado y su equipo dándole ánimo.
En Sevilla, la final de Copa Davis entre Argentina y España dio como resultado lo que la mayoría consideraba probable. Argentina jugaba de visitante, en cancha de polvo de ladrillo -superficie que no es preferida por nuestros dos bastiones David Nalbandian y Juan Martín Del Potro-, contra el rival más duro del momento en Copa Davis, teniendo en frente al mejor jugador de tierra batida el mundo, Rafael Nadal y a uno de los que está pasando por su mejor año tenístico, David Ferrer. Sin dudas, nadie puede negar que las cosas eran muy complicadas de superar.

5000 argentinos que hicieron presente a todo un país.
Es cierto todo eso, aunque también es verdad que 5000 argentinos se vistieron de celeste y blanco para transformar el status de visitante, a sentir que el estadio era casi argentino. Está claro que ese número de argentinos es suficiente para hacer igual o más ruido que más de 18500 españoles juntos. Son esas cosas las que hacen que Argentina sea uno de los rivales más duros el momento. Juan Martín Del Potro, que el domingo le quitaba un set a Nadal, haciendo temblar su tablero, incluso luego de haber jugado casi 5 horas contra Ferrer el viernes. David Nalbandian, que junto a Eduardo Schwank, hicieron imposibles las chances de Verdasco y López, esos dos zurdos que en 2008 se encargaron de obtener la Ensaladera en Mar del Plata.

Nalbandian y Schwank llevándose el único punto.
Aunque hayamos perdido ya por cuarta vez esa final, sin poder llevarnos el añorado título a casa, tenemos que estar orgullosos de ciertas cuestiones claves que hacen que nuestro país sea temido rival y probable campeones en el futuro. Nuestra localía en todo el mundo. La gran individualidad que es Juan Martín Del Potro, sobretodo considerando que está volviendo cada vez más a su mejor tenis. Esa bandera que es David Nalbandian, contrario a esas individualidades que juegan increíble todo el año pero no rinden en la David, léase un Roger Federer, el unquillense es capaz de sacar siempre lo mejor de sí en la Davis, sin importar en dónde o contra quien,dando vuelta todas las teorías y probabilidades. Él debe ser, sin dudas, uno de los jugadores que ningún rival en Copa Davis quiere enfrentar.

Resumiendo, la serie se perdió 3 a 1. El viernes Nadal venció a Mónaco y Ferrer a Del Potro. El sábado Nalbandian/Schwank derrotaron a Verdasco/López y el domingo Delpo no pudo con Rafael Nadal. Es decir, se dio la lógica, ella venció. Veremos el año que viene cuál es la lógica y si ella vence o es vencida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario